< post anteriorpost siguiente >

15 sep
2007

Un placer manual : La cerámica


Era mi intención seguir haciendo pequeñas joyas de plata, pero hete ahí que mi querido profesor dice que ya no puedo seguir, parece que no tiene nada mas que enseñarme, sin embargo yo creo que tengo mucho que aprender, claro, que todos tenemos limitaciones. Su argumento para que no pueda participar en el taller es que llevo tres cursos y eso es lo máximo, sin embargo el programa oficial de la Fundación Banús dice que son cuatro. Debe ser un error tipográfico de las normas escritas o quién sabe si el profesor no quiere alumnos díscolos que protesten y actúa de manera autoritaria quitándoselos del medio. Es igual, he decidido cambiar de arte y aprender a hacer cerámica. Tal vez los japoneses amantes de este arte, algún día puedan apreciar mis vasijas que me forzó a realizar mi profesor de joyería. Hasta un antiguo primer ministro japonés se dedica a este arte y dice que es la mejor forma de reflexionar, relajarse y olvidarse del ajetreo cotidiano del trabajo.
Hosokawa Morihiro ha sido político e incluso alcanzó como dije, el cargo de Primer Ministro de Japón. Cuando cumplió 60 años, en 1998, abandonó su carrera y comenzó a vivir un tranquilo retiro cultivando hortalizas en Yugawara-machi, un valle de montaña en la Prefectura de Kanagawa. Hace cinco años, incrementó sus ratos de placer al incorporar la cerámica. Nos asegura: “Una vez que decido hacer algo no paro hasta conseguirlo. Es mi forma de ser.
Persuadió a un ceramista de Nara, al que admiraba enormemente, a admitirlo como aprendiz. Se pasó el siguiente año y medio viajando de un lado a otro aprendiendo los rudimentos, incluyendo por supuesto el manejo del torno y el encendido de hornos.
Otra de las razones para una tan amplia variedad de cerámicas en Japón es el hecho de que la cocina japonesa requiere una generosa participación de utensilios en la mesa, más que en cualquier otra gastronomía.
Antiguamente, la refinada sociedad japonesa comía en utensilios lacados, lo que fue cambiado por los maestros de la ceremonia del té. Estos comenzaron a utilizar tazón y platos de cerámica para sus comidas kaiseki, servidas antes de tomar el té, lo que conllevó al descubrimiento de que la cerámica imprimía a los alimentos un impacto visual superior. La cerámica dedicada a la ceremonia del té era seleccionada por estaciones, así como con relación a los gustos estéticos propios de los invitados, como los platos muko-zuke para las filas de trozos de sashimi, los recipientes de sake y los alimentos cocinados a la parrilla. Fueron los maestros de la ceremonia del té los que aportaron el juego visual a la comida y bebida.
A partir de mediados del siglo XIX, las porcelanas ocuparon un lugar importante en las mesas debido a su comodidad. En la actualidad, los utensilios de cerámica son la norma en la mesa, excepto en el caso de la sopa de miso que mantiene objetos suaves lacados.
El arroz, la guarnición japonesa esencial, se come en un tazón pequeño y en las familias es frecuente que cada miembro posea su propio plato. A través de estas costumbres, los japoneses han desarrollado también su gusto por la cerámica.
Espero algún día poder ofrecer un té en tetera realizada con mis propias manos, aunque nunca llegue a ser un consumado ceramista como Hosokawa Morihiro, pero si tengo la satisfacción de poder hacer piezas en plata tan buenas como el profesor que no me admite hoy en su clase.

archivado en Cerámica a las 9:04:38


18 de febrero comentó...

Ya que no me has pintado un cuadro, ni me has regalado una joya, a ver si tienes el detalle de una obrita en cerámica. Mi cumple el 18 de Febrero

23/09/2007 9:45:46


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 5 x 7? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox