< post anteriorpost siguiente >

6 abr
2008

Pensando en la marcha a la villa Cañete la Real

El hombre desde siempre se ha movido por interés propio o por el de otros. Tal vez los que vamos de marcha nos movamos también por el placer particular de mantenernos siempre en movimiento, aunque a veces no sepamos a dónde vamos ni a dónde pretendemos llegar. La Reina Roja de Alicia en el País de las Maravillas, se movía constantemente, sin parar de un lado para otro y afirmaba que era para permanecer en el mismo lugar, afirmaba que había que moverse para seguir en el mismo sitio. ¿Quién sabe si tenía razón?
La propia vida es en sí una aventura donde todos corremos en alguna dirección, si bien es cierto que no llegamos a la misma meta ni vemos nuestros movimientos como los ajenos. Todo cambia de lugar, todo parece estar en movimiento. Son tal vez estas marchas una manera de simular nuestra propia vida.
Prácticamente todo pertenece cada vez más a menos personas. Cultura, música, cine, libros, cuadros son gestionados por un grupo ignorante de “absorbelotodo” que llamamos empresas multinacionales. Por fortuna aún tenemos parte del campo libre, por donde podemos pasear sin canon, correr sin ser multados, reírnos sin que nadie nos mande callar y disfrutar de la luz del día a pleno pulmón.
Hasta aquí todo el mundo seguramente lo verá bien, lo calificará tal vez con cierta lógica, pero si alguien es observador, también puede descubrir otras carencias en sus compañeros de actividad, tales como falta de afectividad, problemas de soledad, de matar el tiempo en compañía de terceros y por supuesto, los que simplemente corren para permanecer en el mismo sitio como la Reina Roja.
Teniendo en cuenta que son muy pocos los problemas que causa esta actividad, opino que Medio Ambiente y las Autoridades en general, deberían fomentar el reagrupamiento de personas tan distintas como solemos ser en estas marchas, para que simplemente nos movamos, lo beneficios sociológicos y terapéuticos adicionales son importantes, los solipsistas y algún que otro senderista con pensamientos similares no contamos, pero el beneficio común es importante y de esta forma se fomenta la amistad y el conocimiento de nosotros mismos.
Bueno, la marcha estuvo bien y cada cual que opine lo que quiera. Yo habría cambiado el refrigerio por un paseo por el centro de Cañete la Real. La torre de la iglesia parecía hermosa luciendo bellos colores. Habrá que hacerlo por Internet.

archivado en Senderismo a las 13:36:05


esperanza comentó...

Sólo por leer tu texto, tan lleno de matices, merecería la pena hacer las excursiones. Siempre se pueden mejorar pero, ¡por favor!, que no cesen. Aunque algunos nos demos a la fuga, como esa película de Julia Roberts.

7/04/2008 13:31:48


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 4 x 2? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox