< post anteriorpost siguiente >

15 may
2008

Un respiro después de la siesta

La estulticia imperante por doquier me impide ver los verdaderos talentos de mis semejantes, que sin duda tienen que estar ahí. Hasta que en mi puerta paraste el caballo, decía doña Concha Piquer en una de sus famosas canciones. Para otear ese caballo, lo mejor un buen vino español, que suelte el verbo y muestre su incapacidad para decir nada congruente con la realidad. Y en medio de falsos amigos perdidos resulta que de nuevo en lista de espera para no poder ir a la marcha del domingo. A Cazorla iré porque ya está cotizado, pero Medio Ambiente va a tener que buscar otro medio porque este comensal no volverá a participar. Las jovencitas del “Gim El Fuerte” ,me envían una postal horrible con un texto hermoso, todo no se puede tener en la vida. ¡Qué gozada con el iPod de Barclays!, es puro disfrute y gozo, tanto con sus juegos como con la multitud de opciones a mano, desde Internet en su plenitud al correo electrónico.
La señora de Reus sigue sin mostrar su rostro y eso que hice un firme intento por conocerla, pero los convencionalismos sociales imperan en nuestro entorno y ello impide que la gente se muestre como es en la intimidad. Será nuestra educación judeo cristiana.
Azul la mañana es azul, el sol si le llamo vendrá. Pero se que todo esto es inconexo y alguno de sus pocos lectores me preguntarán algo que no sabré que contestar. Son las las 19:53 Es curioso ¿eh? Y la princesa remojando su suave piel en aguas termales granadinas.
Y el doctor dice que la tarjeta no le funciona, lo mismo que hace dos meses. ¡Viva el SAS y sus informáticos! En dos meses vuelvo de nuevo, sin esperanza mientras la bruma chavista continúe por los siglos de los siglos en todos los estamentos sociales.
Claro que algunos tienen que morir para que sus viudas puedan conseguir el anhelado sueño de poseer una vivienda. Es triste y mucho mas, ver a tanto falso doliente en funerales nada deseados. El muerto conseguirá su sueño, aunque él no pueda disfrutarlo. Paradojas tristes de la vida que nos depara este País que zozobra entre reyes republicanos y republicanos burgueses. Viva la anarquía de mi república ingobernable que nada espera de sus inexistentes políticos. En mi solipsismo no espero nada que no haya tenido ya anhelado con anterioridad y que se, que no llegará por mas esfuerzos que haga.
¡El dueño soy yo!, gritaba ufano el cateto del patrón y en reverencias forzadas por la necesidad, asentían la mayoría de los asalariados, si bien, en su interior sabían que era dueño de una gran deuda incapaz de saldar y gobernar si no cambia de aptitud. Los “isimos” y los “itos” reforzaban su afirmación poniéndose a su disposición de forma incondicional, siempre que el pesebre tenga grano suficiente para pactar.
Todas las partes interesadas están a la espera de que ocurra algo que les favorezca, claro, que quién sabe lo que sucederá.
Mis heridas están por dentro y no curan con facilidad, pero mis esperanzas siempre se han cumplido. La última, la de uno de los dueños de una gran Colonial constructor en su día en esta Marbella intransitable por la mala educación imperante.
Alcaldesas que prometen y no cumplen, coches mal aparcados, policías que pasan por alto todo lo que ven, aceras rotas y sucias, sobre todo de excrementos de perros. Supongo que no es fácil, pero si van a otras ciudades verán que existen mejores dotaciones, mejores y mas baratas comunicaciones, mas limpieza, mejor educación y mejor disposición en todos los ámbitos. En todo hay quien gane, incluso en la estulticia imperante.


archivado en Experiencias a las 11:31:16


ok comentó...

ok

18/05/2008 11:10:33


una persona que pasaba por aquí comentó...

Una forma como cualquier otra de desahogarse.

18/05/2008 11:48:02


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 4 x 3? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox