< post anteriorpost siguiente >

18 jun
2008

Nuestro cerebro

Parece ser que en los últimos años el conocimiento que se ha conseguido sobre el funcionamiento de nuestro cerebro y los procesos que regulan nuestra toma de decisiones, los científicos han llegado a la feliz conclusión de que los sentimientos desempeñan un papel fundamental en la forma de pensar y de interpretar este mundo. El hipotálamo que al parecer está encargado de elaborar y modular las emociones, estimula a su vez las neuronas especializadas en razonar. Será por eso que este centro cerebral a cierta edad no está en buen uso ni para aprender una lengua nueva, ni para retener a largo plazo temas que se acaban de aprender, tampoco el razonamiento es siempre comprendido por nuestros semejantes en estos casos, sobre todo si estos son mas jóvenes. Lo cierto es que existe una coherencia entre lo que sentimos y lo que pensamos, con independencia de la edad del hipotálamo. Es obvio que si el ánimo es alegre la disposición es optimista y para que ese ánimo se mantenga es más favorable estar apoyado emocionalmente por tu pareja, tu familia, tus amigos, tu red social. Los individuos solitarios o que se sienten en semejante situación por su predisposición a creerse superiores a los demás o por ser quienes están por encima de las personas que le rodean o sentirse superior en su especie, suelen andar con mayor frecuencia malhumorada y sobre todo con perspectivas más negativas que quienes se sienten mas iguales a sus semejantes.
Teniendo en cuenta que las generalizaciones siempre son falsas, en este caso, creo que se cumple ese dicho de que cada persona es un mundo. No obstante, si estoy convencido de que una persona con buenos sentimientos no osa hacer daño a sus semejantes, sin embargo si se da el caso contrario con mayor frecuencia. Un ejemplo bastante común es el del jefe malhumorado, expandiendo a sus subordinados su mal carácter que suele durar lo que dura y nunca convence por la bondad de sus sentimientos, solo la imposición o el poder que le otorga su puesto hace doblegar aparentemente a los demás y solo durante su presencia. Cualquier chiquilicuatro de tres al cuarto puede llegar a tener ese poder de doblegar a los demás y ejercerlo valiéndose la mayor parte de las veces de sus lugartenientes, aspirantes al puesto de quien les ordena que dominen al resto de la masa.
Como es tarde y no se donde voy a llegar, mejor me voy a dormir, que sus sentimientos le acompañen en sus mejores decisiones.

archivado en comentarios a las 15:27:06


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 8 x 1? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox