< post anteriorpost siguiente >

24 oct
2008

¿Crisis? Salud es lo que hace falta.


Se van alejando el calor y la luz del verano, se va olvidando el sofoco que suponía entrar en cualquier lugar para comer en horas punta. El aire va tomando otra fragancia mas fresca y agradable, - sobre todo si vas en bicicleta-, medio al que habrá que volver de seguir esta crisis que nos persigue. Los que visitamos sierras cercanas observamos como el verde de las hojas de los árboles van dando paso a colores llamativos con tonos dorados, canela y topacio, dando lugar a la meditación y al disfrute de la vista así como a la relajación de la mente. Claro, que los inmersos de lleno en plena crisis les cuesta mas conseguir ese estado de contemplación. Entiendo que el que pierde su puesto de trabajo o su medio de vida y el que a causa de la crisis ve caer sus ingresos, todos ellos no se sienten dispuestos a tomar ese aire fresco o a contemplar los árboles mas cercanos. Su pensamiento está en su problema. También los que ven caer su pequeña o gran fortuna en la Bolsa, se encuentran pensativos y preocupados por la importante merma de su capital. No obstante, hay que sacar lo mejor de la crisis antes de saltar por las ventanas del piso mas alto de la ciudad como ocurrió en la crisis del 1929 en EEUU. Aquí en aquella época la crisis estaba aun enquistada desde que Felipe II perdió al Almirante Pardo Bazán y con ello la gran armada. Pero ahora si que hay afectados, sobre todo después de mejorar considerablemente el nivel de vida en las últimas décadas.
Decía un amigo mío en el año 1982, fecha en que perdió toda su fortuna compuesta por un cine,grande de los antiguos, una bodega de vinos y algunas tierras, todo ello embargado por los bancos para resarcirse de las deudas, que ahora, refiriéndose en aquel momento que había sido desprovisto de todo, comentaba sentirse muy feliz, que había dejado de tener preocupación alguna por nada que no fueran las primeras necesidades que detalla Maslow en su pirámide. Todo aquello era consecuencia de la crisis de los 70´s que le había llevado varios años de batallas legales y tapando vías de agua en su economía, hasta el naufragio total.
Por tanto, en mi opinión, que no es en absoluto válida para nadie, creo que lo mejor es tomárselo con filosofía, dejar que el tiempo pase, que las hojas de los árboles se tornen en su verde natural y contemplar los trinos de los pocos pájaros que quedan.
Como siempre hay que buscar culpables para no sentirnos responsables de lo que nos sucede, digamos que toda la culpa viene de lo bien que estábamos antes de comenzar a amarillear las primeras hojas otoñales.
Viva la vida en plenitud de salud, lo demás son añadidos sustituibles sin mas valor que el precio que le quieran dar los demás, lo verdaderamente apreciable en estos casos es como cuando no nos toca la lotería, la salud, eso es lo que hace falta. Seguro que muchos multimillonarios y otros menor nivel darían toda su fortuna por tan preciado bien en estos momentos de enfermedad que padecen algunos, por la posibilidad de disfrutar del maravilloso color del otoño en plena salud. Por tanto, disfrutemos de la vida y olvidemos la crisis.

archivado en Pensamientos a las 6:26:14


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 6 x 7? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox