< post anteriorpost siguiente >

8 feb
2009

La bicicleta odia los clavos, y yo mucho mas.

Aprovechando que el sol hacia acto de presencia, que tenía ganas de estirar las piernas, de tomar aire puro algo viciado por los coches y ganas de hacer ejercicio; decidí retomar la bicicleta después de casi tres semanas sin montarme en ella.
El paseo habitual es ir a San Pedro, dar la vuelta en la rotonda y llegar a mi casa, disfrutar de una buena ducha y quedarme relajado. Hete ahí, que a pesar del acompañamiento del tiempo, fue la bici la que sufrió un pequeño accidente nada mas salir de vuelta de San Pedro. Un siniestro clavo atravesó la cubierta trasera y la cámara, en fin, que tuve que bajarme de la bici y echar a andar porque no tenía solución para este problema.
Al llegar a la salida de Puerto Banus, un buen samaritano con su bici me pregunta y le explico. Me ofrece su ayuda, sacamos la cámara, quitamos el clavo causante del destrozo, le pone un parche y montamos la rueda.Sorpresa, el aire sigue perdiéndose. Desmonta de nuevo el buen samaritano, observamos que hay otro orificio provocado por el clavo, pone un segundo parche, montamos y sorpresa de nuevo, sigue igual. El buen samaritano, dice que lo siente, le doy las gracias y con la bici en mano, andando hasta casa. La verdad es que no me apetecía mucho andar, y tenía una cita a una hora prevista a que andando no llegaría. Dejando ya Puerto Banus, en la primera parada de autobús, llega uno prácticamente vacío y le digo al conductor-cobrador con cara de pocos amigos, que si puedo subir con la bici. Me dice que no, le agradezco tan amable respuesta y el servicio prestado por la compañía Portillo y sigo caminando hasta Marbella. Ya en camino, otro ciclista se lamenta de no poder ayudarme por estar en iguales condiciones que yo. Pero de haber tenido una cámara de repuesto, habría estado dispuesto a prestarmela.
Se que hay que llevar repuesto y parches por si se pincha, pero en muchos años que llevo montando en bici, es la primera vez que me ocurre. No obstante, para no darme otra caminata no programada y llegar a tiempo a las citas, echaremos en el bolsillo repuesto por si surge el segundo pinchazo.
Llegue tarde a la cita, previo aviso, pero a tiempo para reponer fuerzas en el San Cristóbal. Cosas que pasan. Mañana lunes.

archivado en Cosas que ocurren a las 15:08:01


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 4 x 2? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox