< post anteriorpost siguiente >

19 sep
2009

Carril Bici Marbella

Decía Séneca, el famoso filósofo cordobés coetáneo de Jesucristo, que quien pide con timidez invita a negar. Opino que darse una o dos vueltas por Ricardo Soriano, sin ocupar los dos carriles porque en realidad somos pocos ciclistas y con ánimo de no molestar mucho ni hacernos notar, estamos condenados a carecer de carril bici para Marbella.










No obstante, y parafraseando de nuevo al filósofo cordobés, el constante peligro se torna en placer, y eso es lo que nos ocurre a muchos que hacemos ciclismo. Sabemos el peligro que entraña montarse en bicicleta por la ciudad y por carretera, tenemos colegas atropellados recientemente camino de Puerto Banús, y no por ello cejamos en bajarnos de las dos ruedas.
Es curioso que hoy en Puerto Banus un vendedor de juguetes del mercadillo tenía como exhibición principal de los juguetes un ciclista
en su bicicleta automática y a decir verdad no tenia mucha expectación ni aceptación de los viandantes,









la gente ama mucho mas las cuatro ruedas, el rugir de motores y el tum-tum de la música paleta que llevan muchos catetos a ventanilla abierta, -como si a los demás nos importase mucho la porquería de música que suelen llevar-, pero están orgullos de su sonido alto y atronador que tratan de meternos por los oídos.







En nuestro paseo por Ricardo Soriano en reivindicación del carril bici para Marbella, tuvimos dos percances, uno de este taxista que se vio rodeado de bicicletas y empezó a vociferar y hacer gestos poco amigables con su mano fuera del coche, ya tomé la matricula para no montarme con tan cariñoso personaje.






Otro, una señora – por llamarle de alguna manera- que estuvo a punto de atropellarnos, después de haberse saltado un semáforo a la altura de El Pirulí, para metros mas adelante, estacionar en la parada de autobuses de Porcelanosa, vaya, respetando todas las normas de circulación. Una cateta mas, conduciendo en 4 ruedas.
El día que todos podamos ir por las vías tranquilamente,
sin tanta crispación y sin riesgo para los mas débiles, como somos los ciclistas, Marbella será una Gran Ciudad o se aproximará a su rimbombante titulillo, mientras tanto no deja de ser un pueblo lleno de coches con conductores catetos, cabreados y que no respetan las normas.
También decía nuestro filósofo antes citado, que el defecto de los hombres era aprender mas por la escuela que por la vida, pero yo opino que tal cual está la enseñanza y como se imponen los alumnos sobre los profesores con ayuda sus papás zurrando a sus enseñantes, el defecto ahora es mayor y peor, porque ni siquiera nos queda la escuela. Habrá que embridar varias generaciones a las normas y buenas costumbres, educación, respeto, esfuerzo, amor a los demás, etc. etc., para que no sea insoportable vivir en esta jungla que estamos creando. Y de la bicicleta habrá que olvidarse, al menos en lugares tan insalubres donde vayan proliferando conductores tales como, taxistas energúmenos, señoras catetas y niñatos mal educados. Claro que mientras les salgan bien sus fechorías, como dijo también el sabio filósofo, “Se tiene por virtud la maldad que sale bien”. Y dos mil años después seguimos igual.



archivado en ciclismo a las 14:35:21


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 9 x 4? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox