< post anteriorpost siguiente >

14 dic
2006

Billetes de 500 euros

El día 1 de diciembre, sin mucho ruido, entró en vigor la Ley 36/2006 de Medidas de Prevención del Fraude Fiscal. Con el loable propósito de combatir la picaresca fiscal, el legislador se ha cebado con el sector inmobiliario. Prácticamente toda la batería de herramientas nuevas que introduce la ley apunta a los mecanismos más frecuentes de transacciones en efectivo. Lo que hace decir a muchos notarios y observadores que la ley, teóricamente prevista para combatir el fraude fiscal, solo servirá para prevenirlo en pequeña escala.

Las medidas más llamativas, sin duda, afectan al uso de los billetes de 500 euros. Desde el día 1 de diciembre, en la práctica, las entidades financieras deberán tomar nota de quienes pidan o ingresen estos billetes. La alarma social generada en los últimos meses se ha concretado en unas medidas de control tan espectaculares como radicales, aunque desde Hacienda aseguren que solo son sospechosos quienes pidan más de 1000 billetes. Los bancos, además de informar sobre los clientes que usen billetes de 500 euros, deberán identificar a los que realicen transacciones por importe superior a 3000 euros, y transferencias superiores a los 6000 euros. Para los importes superiores a 80.500 euros, los clientes deberán cumplimentar un formulario de Hacienda que les facilitará su banco para explicara en detalle de donde procede el dinero. Andrés Tortosa, decano del colegio de Notarios es muy gráfico: “Se hará constar de dónde viene el dinero, y, en caso contrario, debemos decir que no se justifica y así constará en la escritura y ante las instituciones competentes”. Las sanciones por omitir información serán significativas: multas de 1.500 euros por cada dato erróneo o de 15.000 euros por conjunto omitido, inexacto o falso, y hasta el 15 por ciento de las cantidades que resulten de las correcciones aplicadas por la Agencia Tributaria.


Estas trabas a la liquidez y al trasiego del dinero tienen su eco en la propia notaría. El cambio normativo viene a actualizar la ley del Notariado de 1862 y obliga a estos profesionales a llevar unos registros informáticos pormenorizados y a hacer comunicaciones a un órgano central dependiente del Consejo General del Notariado, que se encargará de informar a las administraciones competentes. En las propias escrituras de las transmisiones el notario tendrá que hacer constar el medio de pago que se utiliza, ya sea en metálico, en cheques o por transferencia bancaria.

Otra de las medidas que se esconden tras el llamativo titular y los buenos propósitos de la ley, es la que afecta a las transacciones realizadas entre personas o entidades vinculadas. Tributarán por su valor normal de mercado, básicamente el que diga la administración. Sin embargo, Andrés Tortosa subraya que, curiosamente, el legislador se ha “olvidado” de las parejas de hecho. También cree que ha sido “un lapsus del legislador” el que la ley se haya olvidado de tomar medidas contra el fraude en los mercados “mobiliarios”, de acciones y títulos, de barcos, aeronaves y vehículos en general.


El 65% de los españoles creen que empresarios, profesionales y autónomos defraudan sistemáticamente a Hacienda: ¿Compartes su opinión? ¿Crees que la Ley de Prevención del fraude será eficaz? ¿Esconde algo la Ley? ¿Qué consecuencias puede tener limitar de forma tan drástica los movimientos de capitales en España? ¿Por qué crees que el gobierno español ha declarado fuera de la ley el billete de 500 euros? ¿Es constitucional la discriminación que hace la ley entre matrimonios clásicos y nuevas formas de emparejamiento? ¿Defraudan más los matrimonios que las parejas de hecho?

archivado en Fraude Fiscal a las 1:03:51


Nilo comentó...

Quien tuviera muchos de ellos para gastarlos sin pasar por el Banco.

14/12/2006 5:36:50


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 3 x 4? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox