< post anteriorpost siguiente >

29 dic
2006

La muerte diaria

En este momento muere el día y está comenzando el siguiente, mi mente está lenta y pastosa, apenas si es capaz de articular nada coherente, pero intenta emborronar con letras un folio en blanco ayudada de las extremidades superiores, enviando mensajes continuos sobre la parte del teclado que debe pulsar cada dedo. Hay momentos que se agolpan y se entorpecen los unos a los otros, salen mensajes a borbotones que cambian continuamente sin decidirse por un tema claro. Es obvio que la noche hace estragos con la mente, comienza una actividad frenética yendo de un tema a otro, de un plan a otro de un proyecto a otro, de un sueño a otro imposible y todos sin definir, sin perfilar con papel y lápiz. A pesar de la actividad multiplicada, sigue siendo lenta y pastosa. Es increíble como va desde un paseo por el campo a un bello cuerpo o un apetitoso plato de falafel o pastela marroquí, pero entre bocado y ojeada, se percibe el futuro en toda su plenitud observando como los pasos están medidos y las previsiones cumplidas en un alto porcentaje. En esto que la mente salta de pronto a un espasmo inesperado y fácil de intuir, ha tocado punto final en su proyecto. Pero la parte de la mente mas ágil no acepta freno alguno en sus miras de recorrer horizontes desconocidos y lejanos, no importa la edad o el tiempo que lleve recorrerlos, todo es una manera de enfrentar a dos entes en uno que cree que decide, pero lo llevan por donde la parte mas fuerte de la mente quiere, la mas conservadora tal vez y la mas temerosa sin duda le pone alfombras para el camino que ella desea, convenciendo a la parte de la mente mas terca y obstinada que conserva un punto de trasgresión de todas las normas, sin importarle a quien afecta o en que medida. Cómo hacer para que lleguen a un acuerdo y se motiven ambas partes para trabajar en equipo, solidariamente y conseguir objetivos comunes. Es difícil convencer la una a la otra. Una dice escapa y vuela la otra amarra y de manera imperativa indica calma y tranquilidad, todo está bien sujeto a las normas nunca escritas y que todos esperan de una persona que apenas si es conocida por nadie en su interior. El complejo mecanismo de discusión interna a veces hace que esa pastosidad y lentitud inicial espabilen y realicen su tarea de forma ordenada y militar, marcando los pasos a seguir. Es preciso aproximarse al inicio de la muerta diaria del sueño para dejar que ambas partes de la mente discutan de forma mas creíble y utópica, pero en ese intervalo anterior a la muerte anunciada todo se observa borroso, sin definir, hasta entrar en el trance diario de esa muerte prestada que hace regalos de sueños deliciosos o pesadillas inolvidables, que rompen la armonía conseguida momentos antes. Los primeros fogonazos de la luz o con mejor suerte los primeros rayos de luz, hacen volver a una realidad prefabricada a ambas partes de la mente, ambas educadas para permanecer aparentemente activas durante el día pero con una hipocresía que se nota en grado supino, alcanzando el clímax cuando ayudadas ambas partes de la mente por la lengua articula frases de convencimiento para los demás, que no para uno, que llegada la noche se contradice de nuevo llegando a la eterna discusión interna que hacen amasar ideas que en honrosas ocasiones sueltan alguna bien parida para placer del cuerpo. La noche amenaza de nuevo con la muerte prestada del sueño y las secuencias se repiten con historias que a veces se reeditan y otras aparecen de nuevo para poner aun mas convulsa la situación irreal diaria. En la profundidad del sueño los razonamientos son bellísimos, pero un simple rayo de sol los vuelve absurdos. Vuelta al día Antonio.

archivado en Pensamientos a las 16:07:06


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 9 x 8? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox