< post anteriorpost siguiente >

11 dic
2005

Unos pelos mas o menos....

Unos pelos mas o menos depende de donde estén
Las cabezas rapadas del último tiempo ha sido una moda que en algunos luce bien y en otros no tanto. Pero quitarse vellos y pelo ya no se circunscribe sólo a la cabeza, especialmente si se acerca la temporada playera y los trajes de baño están cada vez más pequeños.
Los usos y las costumbres suelen cambiar caprichosamente y muchas personas que en un momento se sentía "in", sorpresivamente quedan "out' si no están atentas a la "veleta" de la moda. Es en el pelo de las personas, especialmente en las mujeres, donde se aprecia con mayor nitidez estas variaciones. Basta que una estrella de televisión aparezca en pantalla con un peinado para que al día siguiente sean centenares las mujeres que aparecen con el mismo peinado.
Pero eso es lo superficial y visible, porque hay zonas pilosas del cuerpo humano que sin estar a la vista permanentemente, también reciben tratamientos de peinados, rizados o rasurados, según sea el caso. Desde los años 60, cuando en Estados Unidos se estrenó la obra musical "Hair' (pelo), el cuidado de pelos y vellos ha llegado a niveles increíbles. Pero no todo se refiere a mantener pelos rizados, rubios o lisos. También la ausencia de pelos en lugares donde habitualmente existen, suele ser motivo de excitación sexual para muchas personas.
A través de la historia, el pelo ha sido el tema de normas y regulaciones sociales, religiosas e higiénicas. En épocas primitivas los hombres cortaban su cabello de diferentes formas para distinguir a una tribu de otra. En la antigua Grecia, los muchachos que llegaban a la pubertad rapaban sus cabezas y los cabellos se los ofrecían al Dios del Sol, Apolo.
En el antiguo Egipto, la cabeza afeitada era considerada como algo atractivo. Las personas de cierta clase social acostumbraban a rasurarse desde la cabeza a los pies, con excepción de las pestañas. Durante el reinado del faraón Akenaton, la reina Nefertiti puso de moda el "estilo nubiano' que dictaba que todas las mujeres se afeitaran la cabeza completamente.

Fueron los romanos los que introdujeron la costumbre de rasurar completamente la cabeza como símbolo de humillación, especialmente en las mujeres que mantenían relaciones amorosas con el enemigo.
En la actualidad hay personas que piensan que perder el pelo es señal de vejez, mientras que otros lucen orgullosos sus calvicies, porque les da una presencia poderosa imitando a los antiguos actores Yul Brynner, Telly Savalas o Shel Silvertein, pero no todos pueden lucir este estilo y parecer sensual, porque se corre el riesgo de resultar absurdo y hasta ridículo.
TEORIAS.DE.FREUD
Los psiquiatras inclinados a las teorías de Freud ven la cabeza calva o afeitada como un símbolo en que todo el cuerpo se ha convertido en un largo pene, porque al rasurar el pelo, de alguna manera parece que se pretende enfatizar la masculinidad. En los tiempos recientes rasurarse se ha convertido en una imagen sexual. Algunos hombres han empezado a utilizar las cabezas rasuradas y las mujeres se afeitan el vello púbico.
Un hombre, vendedor de avisos para una estación de radio de Miami, Florida, Estados Unidos, comentó que antes de afeitarse la cabeza era un sujeto más, pero desde que luce rapado "tengo más mujeres de las que puedo atender. Todas quieren frotarme la cabeza, y eso no es todo".
Pero no son los hombres los únicos que usan las técnicas del rasurado, también algunas mujeres quieren lucir calvas. Comenzó con un pequeño grupo de chicas jóvenes de la vida nocturna, adictas al "rock and roll', pero últimamente se ha popularizado, especialmente después que algunas revistas femeninas han asegurado que las mujeres calvas son bellas.
Un peluquero que propiciaba esta moda, decía que esta moda permitía la desnudez más completa porque el pelo es lo último que se puede quitar. "Yo tenía un sueño -dice- de encontrarme con una mujer que usaba peluca y cuando se la quitaba era completamente calva y de sólo pasarle la mano por la cabeza era suficiente para producirme un orgasmo. Afeitarle la cabeza a una mujer es mi deseo erótico supremo".
Sin embargo, no importa lo excitante que pueda ser para los hombres ver a una mujer calva, ellas no consideran la posibilidad de rasurarse la cabeza para ser más sexy.
ALGO.NUEVO
Sin embargo, a pesar que las mujeres no se sienten inclinadas a rasurarse la cabeza, ellas emplean la navaja, o mejor dicho, las máquinas de afeitar para eliminar los vellos de otras partes del cuerpo. Ya es tradicional que las mujeres eliminen, mediante métodos depilatorios, los vellos de las piernas y las axilas, pero desde que se comenzó a usar minúsculos trajes de baño, algunos salones de belleza ofrecen: "depilados para usar bikinis'. Esto quiere decir remover los vellos púbicos que en algunas mujeres también aparecen en la ingle y en el nacimiento de los muslos, lugares que no alcanzan a cubrir las tangas.
Pero estas medidas fueron variando, en la misma proporción en que los trajes de baño fueron disminuyendo su tamaño. Así las cosas, se popularizó la idea de rasurarse o depilarse toda la región púbica para evitar problemas. Esta práctica que las mujeres adoptaron como una forma estética de usar trajes de baño pequeños, provocó una suerte de erotismo en la relación con sus parejas. Algunos psicólogos señalan que las reacciones varoniles, frente al pubis afeitado de su pareja, están relacionadas con la idea de poseer muchachas muy jóvenes.
Antiguamente, algunas modelos de pintores y escultores acostumbraban a rasurarse el pubis, pero esto lo hacían a exigencia de los artistas porque se suponía que la mujeres desnudas de las pinturas no debían enseñar el vello púbico por considerarse indecente. Sólo ahora, en las revistas que muestran modelos desnudas, se ha permitido que muestren el vello púbico sin restricción.
"LA.HISTORIA.DE.O"
La región genital afeitada, como decíamos antes, se ha convertido en una fuente de la excitación erótica para los hombres y, como expresa una de las mujeres en "La historia de O', "Mi amante dice que estoy más desnuda cuando estoy rasurada'.
La ausencia de pelo púbico hace que los genitales se vean más pronunciados, por lo que muchos hombres preocupados con el tamaño de su pene, con una afeitada harán que se les vea más grande, y esto hace que rasurarse la región púbica no sea sólo para las mujeres.
Algunas mujeres han confesado :" Me encanta hacer el amor oral con un hombre que se ha afeitado la región genital, pues no me gustan sus vellos en mi boca. Cuando se ha afeitado tengo la sensación de limpieza en él". Sin embargo, ha de ser muy valiente el hombre que permita a una mujer acercarse a sus genitales con una navaja en la mano.
Algunas parejas han adoptado la costumbre de rasurarse mutuamente, como una forma de aumentar la excitación sexual. El testimonio de un ejecutivo de una empresa electrónica contó que en una oportunidad entró al baño cuando su esposa usaba una maquina de afeitar para depilarse las piernas. " Me quedé mirándola -dice- hasta que ella terminó. Estaba como fascinado por la forma en que lo hacía y cuando terminó le pregunté si podía terminar. Ella me miró sorprendida, pero luego se sonrió y dijo ¿por qué no?. Acto seguido, utilizando mi crema de afeitar se enjabonó el pubis, pero yo no pude quedarme tranquilo y ayudé en la labor de esparcir el jabón. Minutos después tomé una navaja y con ella rasuré el vello púbico. En esos momentos tuve una erección y mi esposa sugirió que hiciéramos el amor en el baño, y lo hicimos mientras la crema de afeitar se esparcía por todos lados. Debido a la excitación, fue la experiencia sexual más intensa que he tenido.
Hay aún mas causas por las que un hombre/mujer se puede rapar la cabeza. “Todos y cada uno de los cabellos de tu cabeza están contados”. –Mateo, X, 30.

archivado en Curiosidades a las 11:36:48


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 9 x 8? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox