< post anteriorpost siguiente >

20 mar
2007

Camino Norte de Santiago

Es importante soñar, pero también lo es reírse de los propios sueños. En realidad hacer el Camino Norte de Santiago –una cuarta parte del total- no era un verdadero sueño, sin embargo en mi largo camino de regreso -16 horas de autobús cruzando España- entre foto y foto me sonreía al pensar en algunos de los personajes que encontré a lo largo del camino, los malos ratos se olvidan, pero la gracia del sacristán de una pequeña iglesia, que había ejercido como tal durante 52 años y se tenia por famoso por haber salido en el diario local después de su jubilación, no tiene su fama parangón con las Belenes y Jesulinas de turno televisivo. Los 92 años de Eladio Fernández, alias “El Pinche” siempre ayudado de su bastón hacia cortas y frecuentes paradas para contar su dilatada vida a retazos. El escultor Chacón con sus esculturas de culebras en piedra, nos enseñó su casa, sus pequeñas obras y un diario local del año 2005 donde junto a su mayor obra 14000 kilos de piedra transformada en elefante posaba Chacón con su mella sonriente. Tampoco su fama es comparada a ningún G.H., ya que vive el suyo propio en la más absoluta soledad a la vera del Camino. Y así un largo etc., repleto de fotos donde la mitad de la belleza depende del paisaje, la otra mitad de quien las mire. En breve estarán disponibles una buena parte, son muchas las realizadas y no todas serán escogidas. También supuso una experiencia el ayudar a algunas personas para que tuvieran éxito en el difícil arte de la hospitalidad, mostrando nuestra comodidad en casa ajena. Lo hago en plural, porque desde Ribadeo a Santiago, siempre fui acompañado de un tocayo no solo en el nombre, también en el peregrinar por la campiña gallega, si bien, ni los motivos ni las causas si las hubiere de andar en el mismo rumbo eran en absoluto coincidentes. Creo que fuimos un gran apoyo el uno al otro, porque tanto él como yo reconocidos una vez terminado el viaje, que en solitario no habríamos hecho nunca jornadas tan largas que comenzábamos al alba y terminábamos casi muertos a la puesta del sol.
Por último, no quiero mencionar nada relativo a los trajes que cada uno hace o pueda hacer de su fe, y que normalmente en nada mejoran las religiones, y no quiero contribuir a deshilachar algún buen traje. Prefiero reírme de mi y de la estulticia que alguien pueda considerar que supone realizar esta pequeña proeza, pensando que si era sueño, al menos fue divertido, incluidos los innumerables canes del Camino a los que perdí la cuenta después del centenar, pero no el miedo a sus ladridos.

archivado en Santiago a las 17:14:21


Esperanza comentó...

Hola Antonio,
De tus comentarios me quedo con el del paisaje. Seguro que has sabido captar, una vez más, toda la belleza que te rodeaba. Espero con ilusión ver las fotos.
Enhorabuena por haber conseguido hacer tantas y tan largas etapas en tan poco espacio de tiempo. Es para sentirse orgulloso. Si ,es cierto que ayuda mucho el sentirse acompañado pero eso no quita en modo alguno el mérito.

En cuanto a las gentes, si encuentran un peregrino que les dedique una parte de su tiempo, representan el mayor tesoro del Camino. Sobre todo esa generación fuerte como el árbol emblemático de Galicia, el carballo, o roble, o quejigo como le llaman aqui. Me alegra que disfrutaras también con esa faceta del peregrino.
Y por último el tema de los canes..... eso me parece que tiene mal arreglo. Lo que te queda es sencillamente ...¡dejar de contarlos hombre!
Un saludo Antonio

21/03/2007 15:42:20


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 5 x 9? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox