< post anteriorpost siguiente >

2 abr
2007

Ambición por el poder

“El primer arte que deben aprender los que aspiran al poder es el ser capaces de soportar el odio”. Séneca.
Al ver la cantidad de gente dispuesta a ostentarlo y para ello a incluirse en listas electorales, en competencia en el trabajo, en la comunidad y en todas partes donde haya un resquicio de poder que se pueda ejercer. Pienso que seguramente desconocen que en sitio más bajo se está más seguro y por tanto menos expuesto al odio visceral que otros ponen en práctica por el mero hecho de creerse capaces de hacerlo mejor. Posiblemente que debe ser grato al espíritu el poder de dominación, sin embargo existen poderes menos placenteros a la vista, que sin duda lo son y poderosos, pensemos en el conocimiento. No obstante, la creencia que vende nuestra querida televisión es el poder de la fama. No importa a costa de que o de quien, se es famoso y punto. Una vez conseguido ese poder puedes hacer justo lo contrario de lo que la gente desea que hagas, eso debe producir un placer inmenso alcanzando el punto de inflexión si faltas a un par de tertulias casposas de esas que emiten a media tarde. Entonces el mundo se viene encima y tu poder otorgado por la fama se vuelve efímero y descolgado de toda dominación.
En realidad si todos somos iguales cosa harto difícil de conseguir por ningún poder humano, todos deberíamos ejercer esos poderes mancomunadamente, pero son muchos los que se niegan a ejercer porción alguna de poder en nada por más oportunidad que tengan o les brinden. Y los que desean ejercerlo y lo posean por muy grande que este sea, la mayor parte de las veces no les otorga la sabiduría para utilizarlo, lo que les arrastra a conseguir mas enemigos que adeptos y en consecuencia debe estar preparado para soportar el odio que genere. En definitiva, ese poder normalmente no les hace más felices, eso si, en el caso de los políticos y cargos remunerados les proporciona a veces ingentes cantidades de dinero y tal vez les compense esa ausencia de felicidad. Deberían salir engañados por ejercer el poder que se les otorga con la intención de obtener un beneficio.
Ni siquiera la religión volverá a recuperar su antiguo poder por mas cambios que experimenten sus rituales teatrales o sus fanatismos ensangrentados, por tanto amigo, no aceptes por mas prebendas que te ofrezcan, terminarás perdiéndolo y lamentarás haberlo tenido. Ya se que somos pocos los que decimos algo sobre la negativa, pero muchos menos los que escuchan.

archivado en Pensamientos a las 14:37:54


Tu colega comentó...

Lo se, pero nadie escarmienta por cabeza ajena.....

9/04/2007 5:57:12


Otro colega comentó...

A joderse toca hermano...

22/04/2007 13:01:56


añadir comentario:


Nombre:
URL:
*anti-spam* ¿cuánto son 6 x 6? :



La pagina de Antonio Pintor, 2005-2017 | Algunos derechos reservados | Acerca de... | Sindicacion RSS
Esta página se ve mejor con Firefox